Quieres que un físico hable en tu funeral

Quieres un físico para hablar en tu funeral. Quieres al físico para hablarle a tu familia en duelo sobre la conservación de la energía, para que entiendan que tu energía no ha muerto. Quieres al físico para recordarle a tu llorosa madre sobre la primera ley de la termodinámica; que ninguna energía se crea en el universo, y ninguna se destruye. Quieres que tu madre sepa que toda tu energía, cada vibración, cada BTU de calor, cada onda de cada partícula que era su amado hijo permanece con ella en este mundo. Quieres que el físico le diga a tu padre que llora que entre las energías del cosmos, diste tanto como tuviste. Continuar leyendo “Quieres que un físico hable en tu funeral”

Reconectando con varias cosas

Hace algunas semanas re-conecté que un pasatiempo que disfrutaba en sobremanera y que ya tenía años olvidado: la poesía.

Había dejado ya de consumirla y ejercerla al grado que estaba desconectado de la magia de la poesía.

La métrica, las rimas, tiempos, diptongos. Los buenos versos, los sonetos. La declamación. La prosa libre. Continuar leyendo “Reconectando con varias cosas”

Por el lado obscuro del camino

Bloggear o no bloggear, esa es la cuestión.

Las discusiones sobre si la blogósfera está muerta o no, sobre si Worpress es mejor que Blogger, o si Tumblr se ha coronado el nuevo rey de la bloggeada, o de si todavía podemos llamarlo blogging puesto que lo que menos se hace es escribir. Continuar leyendo “Por el lado obscuro del camino”

Historias cúbicas con Rory’s Story Cubes

Hace unos días le eché ojo a un peculiar juego de mesa, se trata de los Rory’s Story Cubes. Un juego de nueve dados, los cuales en lugar de tener puntitos representando números en cada una de sus caras, tienen diferentes imágenes.

La mecánica es muy simple: inventarse una historia que Continuar leyendo “Historias cúbicas con Rory’s Story Cubes”

Me gusta el color azul de tu cabello rosa

Me gusta el color azul de tu cabello rosa y el tono gris de tus ojos color miel. Como cuando mirándonos con los ojos cerrados nos decimos las cosas que pensamos si cruzar palabra. Así cuando nos penetramos como bestias con la ropa puesta o cuando miramos dos horas de noticias amarillistas sin la tele puesta. Sencillo como la física cuántica, o eterno como el cigarro que te fumas mientras te miro el alma a cada bocanada de humo, así es nuestro amor, tiempo que no se ha dado y un instante que se nos fue ya de las manos.

¿Te acuerdas de cuando Continuar leyendo “Me gusta el color azul de tu cabello rosa”